CV Resume Logo

Want to know more right away?

CV Resume Blog

PODER Y RELACIONES LABORALES

April 28, 2009

Filed under: Currículum Vitae: General — Moisés @ 10:25 am

Hay una proclividad a considerar al trabajador como una víctima. Como la persona que da todo por la empresa sin serpoder.gif recompensado adecuadamente. Es la tuerca que mueve a la organización. Pero es tan solo una más de ellas. Frente a una empresa, el trabajador no es más que un peón, dicen. Pero no se puede ser tan categórico. Esas ideas en la mente, a la larga, se convierten en escollos para aceptar las capacidades del trabajador. Para reconocer el poder que este tiene como pieza que echa a andar una organización.

No se trata de negar que el trabajador necesite protección. En efecto, el Estado debe legislar a favor del empleado. Los sindicatos deben ser fortalecidos, mejor organizados. El papel de las coaliciones distributivas es muy importante para una sociedad justa. Pero que eso no haga olvidar que el trabajador en sí mismo tiene un poder que se manifiesta en la calidad de su trabajo.

Por ejemplo, un trabajador, al ser más competente, puede hacerse muy necesario para una empresa. Es necesario recordar que lo que se ofrece son servicios profesionales y estos pueden mejorarse continuamente.

Lo más recomendable es asistir a diversos cursos de complementación. Hacer posgrados. Diplomaturas. Sea cual sea el rubro al que uno se dedica, pues siempre existe la posibilidad de mejorar y hacerse más competentes. La pregunta ¿tengo lo que el mercado laboral de hoy necesita?, debe ser un lugar común en la mente de todos los empleados de cualquier empresa. Siempre se puede ser mejor. Y al desenvolverse de forma superior que el resto, pues se obtiene una mejor condición en las relaciones de poder que se dan al interior de una empresa. Y, claro está, también se consigue una mejor remuneración.

El conocer las capacidades de uno mismo le otorga ciertas licencias. El valor propio es el que define las decisiones más importantes que se pueden tomar en la vida laboral. Es bastante común, por ejemplo, encontrarse con jefes prepotentes, que no valoran la calidad humana y laboral de los trabajadores. Entonces, ¿qué razones hay para soportar cualquier tipo de maltratos? Nada ata a una persona a un ambiente hostil. Si se está consciente del poder que se tiene y de la calidad del trabajo que se maneja, pues simplemente queda renunciar.

En general, lo que se quiere señalar es la importancia y ventajas que da una adecuada preparación en el mundo laboral. Son más de las que se piensan.


REENCAUZAR UNA CARRERA

April 22, 2009

Filed under: Currículum Vitae: General — Moisés @ 1:37 pm

Llega un momento en la vida de todo trabajador en el que hay que hacerse ciertas preguntas ¿A dónde apunto? ¿Estoy al nivel de lo que senal-superflua.jpgpide el mercado actual? ¿Sería mejor si es que cambio de trabajo? Bueno, estas preguntas tienen muchas respuestas, pero en conjunto apuntan hacia la reflexión en cuanto al sentido que tiene nuestra vida laboral.

Es muy saludable situarse frente a estas cuestiones. Ayuda a poner las cosas en perspectiva y a reencauzar una carrera que puede que se esté  oxidando.

Es necesario recordar que, si bien puede que seamos importantes en nuestro centro de trabajo, no somos indispensables. Formalmente somos parte de una organización, como todos nuestros colegas. Al margen de los favoritismos, es fundamental el tener presente que todos somos aves de paso, por decirlo de alguna forma.

No son ánimos de preocupar. Por el contrario. Tener una visión clara hace que podamos corregir errores y mejorar aptitudes.

El hombre trabajador está compuesto de dos elementos: la vida común y la vida laboral. Ambos elementos son indesligables, pero conviene mucho analizarlos por separado. Vale recordar esa recomendación tan usual que dice que los problemas personales (de la vida común) deben dejarse en casa. En ese caso se evidencian los beneficios de revisar los errores mediante el análisis de los dos elementos separados.

El soporte de la vida laboral es la carrera profesional. Y es muy recomendable que, llegado un punto en el que a uno lo sobrecoja cierta sensación de inamovilidad, empiece a considerar una extensión académica. Llevar una diplomatura, algún seminario o, en el mejor de los casos, un doctorado.

La mejor forma de alcanzar el ritmo con el que se mueve el mundo actualmente es acaparando la mayor cantidad de conocimiento. También dominando técnicas. Cuando llega el momento de darle una nueva orientación a nuestra carrera, entonces hay que hacerlo bien. Pero eso también implica una modificación en la visión de futuro que se tiene.

En fin. Nunca es tarde para reinventarse, por decirlo de alguna forma. En ocasiones no se trata únicamente de fortalecer conocimientos. Hay personas que también desean ingresar a otros rubros afines a la carrera. Y otros más atrevidos que dan un giro de 360 grados y deciden incursionar en terrenos totalmente ajenos.  De cualquier forma, la preparación es vital y requiere tiempo y esfuerzo adicionales.


DOS ENEMIGOS DE TODO BUEN TRABAJADOR

April 13, 2009

Filed under: Currículum Vitae: General — Moisés @ 9:23 am

Así como existen numerosos “aliados” en el trabajo, ciertas actitudes que disparan las capacidades, también existen “enemigos”, que, al nuevas_metas.jpgcontrario, adormecen al trabajador. De estas últimas son muchas la que son auto inducidas. Y son las más peligrosas, ya que difícilmente uno se da cuenta de que forman parte de la cotidianeidad laboral.

Una de estas amenazas silenciosas es la que se disfraza de lealtad. Lealtad a los jefes y al lugar de trabajo. Ser leal no es malo. Para nada. Pero cuando la lealtad se convierte en lo único que caracteriza al trabajo que uno desempeña, entonces ha empezado un gran problema.

La lealtad excesiva construye en la mente una idea falsa de seguridad. Se piensa que solo con ser leal se conservará el trabajo. Que el jefe hará todo lo posible para evitar que no haya renovación de contrato. Entonces empieza esa sensación de tranquilidad. La oficina cobra esa calidez hogareña que da una sensación de bienestar a cualquiera ¡Qué maravilla! ¡El trabajo se convierte en una segunda casa! Un lugar con clima de camaradería. Con fuertes lazos entre los trabajadores. Luego, se es más dócil con los subordinados. Se es más dócil con uno mismo… Y baja la productividad.

Primer daño a la empresa: el bajón de productividad. Puede ser solucionado. Cierto. Pero la lealtad excesiva y su seguridad ilusoria también hacen que el trabajador deje de actualizarse. Deje de preocuparse por hacer un buen trabajo. De mejorar profesionalmente. Entonces se vuelve obsoleto. Pasa un poco de tiempo, y ni el jefe al que se es tan leal puede evitar que su contrato se haga trizas. Pequeña liquidación, y adiós empresa.

Pero la lealtad a ciegas no es lo único que afecta el desempeño laboral. El conformismo también tiene esa capacidad saboteadora.

Una empresa que se precie de serlo tiene metas mensuales de ventas, productividad, desempeño, etcétera. Es bastante común que estas sean bastante elevadas en comparación con las de meses anteriores. Pero no por ello son inalcanzables. Algunos trabajadores, al saber que estas cifras responden a una fórmula disociada de la realidad y el contexto actual, no se esfuerzan en alcanzar el tan lejano mérito. Por ello se estancan y no dan buenos resultados. El conformismo es otro enemigo de todo buen trabajador.

Es necesario hacer todo lo posible por mantener a raya estas malas costumbres que, además de afectar a uno mismo, dañan el buen rumbo que una empresa puede tener.

 

SERIEDAD EN EL TRABAJO

April 6, 2009

Filed under: Currículum Vitae: General — Moisés @ 8:55 am

Son muchas las características que una empresa busca en las personas que recluta. En general, los trabajadores deben reunir una serie de compromiso.jpgcualidades que garanticen su estabilidad y entrega al trabajo. El conjunto es muy difuso como para enumerarlo, ya que algunas cualidades implican otras, sin embargo gran parte de ellas pueden resumirse en una sola palabra: seriedad.

La seriedad implica muchas cosas. En primer lugar, la obvia: tomarse el trabajo en serio. Muchas personas suelen creer que las el asunto es un juego durante los primeros días. Ignoran que son parte de una maquinaria cohesionada en la que, si falla una tuerca, todo el aparato se ve involucrado. Hay que recordar esto: los buenos resultados empiezan a notarse desde los primeros días, al igual que los malos. Por ello es necesaria la seriedad en el trabajo. Es una variable importantísima en la productividad.

El valor que se le da a la palabra empeñada también está relacionado con la seriedad. La capacidad de hacer cumplir las promesas es un aspecto crucial del carácter del trabajador. La confianza que flota en el ambiente, que forma parte del clima organizacional, se funda en el valor que se le da a la palabra y en el empuje que tienen los miembros para materializar las promesas. Y no se trata de un aspecto únicamente relacionado con la moral. El compromiso que se forma al aceptar una serie de normas de comportamiento, e incluso con las metas de productividad mensuales, también están relacionadas con el valor que se da a las promesas.

Un trabajador serio también es aquel que trata con respeto y cordialidad a sus compañeros de trabajo. El que contribuye con un ambiente de camaradería. Que no incurre en agravios ni inicia pleitos. El que piensa en el beneficio de la empresa, antes del personal. Y también el que sabe que los logros más importantes se logran en equipo.

Ser un trabajador serio no es fácil. Requiere sacar lo mejor de uno mismo. Se debe ser serio en cada paso que se da. Y también en la entrevista laboral, que es el primer contacto del trabajador con la empresa.

Lo dicho anteriormente contribuye a formar una imagen pulcra del trabajador. Una imagen que inspira confianza. Un tema completamente distinto es el mantener esa imagen a lo largo del tiempo. Pero de eso se hablará en otra ocasión.