CV Resume Logo

Want to know more right away?

CV Resume Blog

A la búsqueda de nuevos rumbos: Consejos para cambiar de empleo

June 28, 2010

Filed under: Búsqueda de Empleo,El Mundo Laboral — Moisés @ 5:18 pm

Siempre está latente en nosotros la necesidad de superarnos. Desde la competencia por resultados y ganancias con nuestro compañero de trabajo hasta la más sencilla presentación de un plan de negocios; estamos siempre tratando de mejorar cada una de nuestras habilidades, todo ello para demostrar que pertenecemos al grupo de los ganadores.

Esta última razón es la que nos motiva a innovar. Muchos se preguntarán ¿cómo podemos hacerlo?, pues la única respuesta es con la experiencia laboral en los distintos rubros y lugares.  Siempre tiene que ser nuestro modo de vida: ampliar nuestros horizontes, percepciones y conocimientos es lo mejor que podemos hacer para alcanzar el nivel que tanto deseamos.

Definamos un poco el método que tratamos de aplicar. Si la empresa a la que pertenecemos no nos brinda el ascenso deseado o si es que hemos alcanzado el máximo nivel de capacidad y de rango, es necesario cambiar de empleo. Pero no a cualquier vacante de trabajo, sino a una que abarque toda experiencia y valor que tenemos para ser mejores cada día.

Uno de los aspectos más importantes que tenemos que tomar en cuenta es la situación económica y laboral de nuestro país o región. Podemos laborar en la mejor empresa o en todo caso, somos los mejores en nuestra profesión. Sin embargo la cantidad de profesionales que pugnan por la potencial vacante a la que nos vamos a dirigir nos obliga a conocer un poco más de nuestras aptitudes y actitudes.

Otro factor que debemos tomar en cuenta es el motivo de cambio de empleo (empresa). Seamos sinceros y preguntémonos ¿hemos sido un recurso rentable en nuestro cargo? ¿Tuvimos serios problemas con nuestro jefe? ¿La relación y clima laboral siempre ha sido la mejor?  Esta suerte de mea culpa se debe a que cada organización se comunica tanto interna como externamente. Esto quiere decir que, si hemos sido despedidos por faltas graves, puede que la empresa a la que postulemos conozca “un poco de nosotros”.

Finalmente, pese a todos los factores por los que hemos decidido alejarnos de nuestro puesto de trabajo, hay que tomar en cuenta ciertos consejos para que nuestra decisión sea la mejor de todas. O en todo caso, que nos beneficie por un tiempo antes de hacer cualquier cambio radical.

Mejora salarial: siempre debemos apuntar a ganar un poco (mucho) más de lo que obteníamos en nuestro anterior empleo. Tenemos la experiencia suficiente para comenzar  -no siempre- desde un punto más alto.

Calidad de vida: debemos aprender a separar lo que es el trabajo de la vida personal. No hay que conseguir un empleo que nos tome todo el tiempo que tenemos. Pensemos un momento si es que vale la pena sacrificar mucho para obtener el beneficio que anhelamos.

Funciones más interesantes: hay que tomar en cuenta que si vamos a una empresa distinta, esta debe satisfacer nuestra necesidad de optimizar nuestras habilidades. Debe ser un nuevo reto para nosotros.

Ubicación: hay que tomar en cuenta (según nuestra edad, ubicación de nuestro hogar y tiempo de viaje) que a pesar de que el trabajo que deseamos queda a millas de distancia no siempre va a ser la mejor opción. Puede que no logremos llegar a tiempo o se presenten problemas en el viaje.


Equipos laborales en la organización: Productividad y rendimiento

June 27, 2010

Filed under: Empleados,Empresas — Moisés @ 3:35 pm

Cuando logramos ocupar una vacante de trabajo en alguna de las mejores empresas de nuestra región, somos conscientes de que el cargo y/o labor que desempeñaremos va a ser el más importante para nosotros y para nuestro entorno. Depende de nuestras capacidades y confianza que logremos los mejores resultados en el menor tiempo para que así empecemos a escalar poco a poco de nivel.

Lo señalado con anterioridad, es una de las variadas metas que cada uno de nosotros (en el rol de trabajador) desea alcanzar después de mucho tiempo con esfuerzo y dedicación. Sin embargo, este fin supremo no puede ser alcanzado si es que no sabemos trabajar en equipo: Formar un grupo funcional que no sólo se guíe de los fines comunes, sino que intercambien experiencias, que fortalezca la comunicación interna (formal e informal) y sobretodo la participación activa en cada una de las actividades.

Los equipos de trabajo son grupos que tiene un fin común: lograr los mejores beneficios y satisfacer las necesidades de la empresa. Para cumplir con dichos estándares, cada uno de los integrantes aplica sus capacidades y refuerzan cada criterio de solución. Esto quiere decir,  logran un propósito y objetivos en común optimizando su área de trabajo.

Todos los equipos son grupos; sin embargo no todos los grupos son definidos y calificados como equipos. Esta situación se da debido a que las metas, la participación y los fines son más estrechos y concretos en el equipo de trabajo. A continuación, algunas definiciones:

Un grupo es un conjunto de personas con una meta afín y que interactúan para compartir información y tomar decisiones en las que cada miembro forma parte y se desenvuelve de manera correcta en su área de responsabilidad.

Un equipo de trabajo es un grupo cuyos esfuerzos individuales dan por resultado un desempeño que es mayor que la suma de los aportes de cada uno. Unifican sus esfuerzos y conocimientos para alcanzar el máximo desempeño en el menor tiempo. Cada una de sus habilidades son complementarias.

Esto quiere decir que para que un grupo alcance el nivel de un equipo y mejor altamente su competitividad y rendimiento deben alcanzar un acuerdo en lo que respecta a la participación activa de sus integrantes; además de los siguientes factores: cohesión, selección de un líder funcional, buena calidad de comunicación y la definición de metas y objetivos (basados en el propósito de la empresa u organización).


Recomendaciones para una presentación segura y eficaz

June 18, 2010

Filed under: El Mundo Laboral,Empleados — Moisés @ 9:45 am

Una vez que conseguimos el ansiado trabajo, ocupar uno de los mejores puestos de la empresa o en especial, dirigir una reunión de suma importancia para la organización; pensamos de inmediato que debemos dar todo de nosotros: El 110% de nuestras capacidades y destrezas en el manejo de cada situación. El optimismo rebosa de nuestro cuerpo; sin embargo las ganas de salir adelante y triunfar no son suficientes a nivel de la empresa.

La situación antes mencionada es clásica en cada uno de nosotros. Incluso, cuando hemos sido estudiantes hemos tenido que enfrentar diversas situaciones que ameritaban un desempeño óptimo en el habla y exposición de ideas en las presentaciones. Este último, es una manera poderosa de comunicar en un corto tiempo un gran mensaje, objetivos y visiones acordes con los de la empresa; para involucrar a todos los actores claves en él. Debe ser complementado con un conocimiento del público (interno y externo) y el diseño de una estrategia para influir en la manera de pensar del público.

A lo largo de la experiencia que tengamos en la empresa, vamos a darnos cuenta de los tipos de presentaciones que se llevan acabo en las diversas áreas. Tenemos las de ventas (señala los beneficios de un producto o servicio), demostración (utilidad y finalidad de un objeto o producto), persuasión (con ella brindamos ideas o métodos para influir en las decisiones), informes de avance (efectuadas periódicamente para conocer el rendimiento o productividad) y finalmente el plan o estrategia de negocios. Este último es el más importante ya que con el trabajo de todas las áreas de la organización se hace presente por medio de un plan para el año venidero y las expectativas que existen en cada uno de los agentes y/o trabajadores.

Conocer la gran variedad de las presentaciones es un recurso inteligente para saber cuál va a ser nuestro canal, código y plataforma de comunicación. El conocimiento del público también es sumamente importante ya que nos permitirá estructurar nuestra estrategia en base al tamaño de éste, el contexto que afecta a cada uno de ellos, la regularidad y detalles de la ocasión. Todo ello en el marco de mantener concentrado al público para que capte lo que deseamos decir.

Ahora que hemos aprendido cada uno de los aspectos internos (nuestras estrategias y tipos de presentación) y externos (el contexto situacional y el público) empezaremos a estructurar la presentación. Cabe destacar que la organización de la misma, en cada uno de los tipos y públicos, mantiene una relación integral con los siguientes preceptos:

Personalizar el mensaje: este debe ser entendible por la mayoría de los asistentes. No complicarse con términos técnicos ni abrumar con información estadística. Un lenguaje claro y sencillo atrae mucho más que uno complejo.

Interesar a la audiencia: emplear recursos audiovisuales capta la atención del público. La dinámica de la misma también es esencial ya que la participación motiva al diálogo e intercambio de ideas.

Manejar la sesión en base a preguntas y respuestas: Esta parte es clave debido a que se puede medir cuánto han comprendido las ideas expuestas, además de mejorar la retroalimentación.

Reclutamiento y selección de personal: RR.HH. en acción

June 9, 2010

Filed under: Búsqueda de Empleo,Empresas,Selección de Personal — Moisés @ 7:03 am

La mayoría de nosotros hemos participado en el proceso de selección de personal para una empresa. Con nuestro Currículum Vitae en mano, asistimos a las convocatorias o entrevistas a fin de conseguir la vacante deseada en la organización que hemos elegido con tanto esfuerzo. La preparación que le damos para afrontar dicha situación es la más intensa y combativa posible; claro está, hay que recordar que detrás de nosotros hay muchas personas que desean lo mismo y puede que tengan un plus más en sus habilidades.

Sin embargo, pese a que nos esforzamos y logramos lo que deseamos que es ocupar la vacante (o en todo caso, no lo logramos y tratamos de analizar nuestras debilidades) queremos entender un poco más acerca del proceso de reclutamiento y selección de personal. ¿Qué oficina es la que se encarga de la selección? O en todo caso ¿Cuáles son los criterios necesarios de selección?

Definamos por un momento las dudas mencionadas para comprender un poco mejor el proceso administrativo de las empresas. A mayor cantidad de conocimiento, menor va a ser el temor o la tensión que nos proporcionen las convocatorias laborales.

Primero, la oficina encarga de los procesos de selección, mantenimiento y entrega de beneficios a los trabajadores (y a los potenciales ocupantes del cargo) es la de Recursos Humanos (RR.HH.) Definimos esta palabra debido a que el recurso primordial en la organización es el hombre. Podemos obtener capital, infraestructura y un buen sistema de organización; sin embargo quienes toman las decisiones, emplean la comunicación y sobretodo aumentan la productividad y rendimiento con estrategias son los seres humanos.

Cuando la empresa necesita que ocupen vacantes de trabajo, ya sea por motivos de despido, rotación o fusión; empieza el planeamiento para el reclutamiento de personal. Este proceso se basa en la búsqueda y atracción de candidatos potencialmente calificados. En trabajo conjunto con la Oficina de Comunicación e Imagen se lleva acabo una convocatoria divulgando el perfil necesario para ocupar la(s) vacante(s).

Cabe destacar que dicho proceso se divide en dos aspectos esenciales: el reclutamiento interno que es el ascenso y/o trasferencia de personal ya laboral en la empresa para ocupar los cargos. El reclutamiento externo es el proceso que la mayoría de nosotros conocemos: convocatorias de trabajo, avisos en los periódicos y en las webs de bolsa de trabajo. Este proceso es un poco más costoso debido al soporte que le dediquen; sin embargo, esto no lo exenta de diseñar una estrategia de filtro para evitar inconvenientes.

Finalmente, La selección de personal es el paso en que la empresa, según sus criterios de selección, le brinda la venia a quienes ocupen los requisitos para ocupar la vacante de trabajo. Tenemos que destacar que los procesos de selección varían dependiendo de la empresa. Cada una tiene sus criterios que servirán de filtro para conseguir al candidato idóneo. Sin embargo, todas coinciden en dos aspectos: la adecuación postulante al cargo y la eficiencia que producirá en el cargo.

Mi perfil en la web: Consejos para construir una buena imagen laboral

June 1, 2010

Filed under: Currículum Vitae: General,Empleados,Empresas — Moisés @ 9:10 am

La presencia de nuestro currículum debe ser por obligación una de nuestras prioridades en el momento que buscamos trabajo. Debe reunir lo mejor de nuestra trayectoria sin necesidad de recurrir a exagerar los detalles. Hay que recordar que es mucho mejor tener pocas habilidades a disfrazar en nuestro documento actividades que no conocemos o que nunca hemos efectuado. A lo largo de la de nuestra labor en la organización, nos veremos en situaciones que  solicitarán dicha experiencia y quedaremos como incapaces frente a nuestros superiores.

En posts anteriores hemos conversado acerca de la importancia de la estructura de nuestro currículum vitae, la forma de sobrellevar la entrevista personal y el comportamiento que debemos adoptar tanto en la empresa como en la vida en común con nuestros colegas. Sin embargo, debemos tratar un tema que está relacionado con la evolución de las tecnologías y el acceso que tenemos a ellas: El empleo de las redes sociales como medio de información de nuestra vida laboral para las empresas.

Con el transcurrir de los años, hemos sido testigo de la gran acogida que las redes sociales han ido desarrollando a lo largo del mundo. Ya no sólo se circunscriben en el ámbito personal (intercambio de imágenes, crear grupos de amigos y el diseño de bitácoras que contiene nuestras actividades diarias). Ahora son empleadas para campañas electorales, medios de sensibilización para campañas con temática altruista o de diversa índole. Esta situación ha marcado un cambio en la clásica dinámica entre el departamento de recursos humanos de una organización y un postulante a una vacante de trabajo.

Nuestra presencia en los medios, marca un hito en el reconocimiento de nuestra “existencia” en un espacio virtual. Quienes todavía no implementan o dan uso de estos soportes adquieren la característica no estar a la vanguardia de los nuevos avances tecnológicos.

En el ámbito laboral, muchas empresas han creado páginas webs, blogs, y páginas contenidas en las redes sociales que buscan mantener un contacto estrecho con sus consumidores y disminuir la brecha comunicacional que existe en la comprensión de las misiones, visiones y metas de las organizaciones. Incluso, este medio sirva para brindar convocatorias de trabajo para ocupar cargos de suma importancia.

Por esta razón, es necesario incentivar y cultivar los buenos usos del networking. Hay que recordar que las redes sociales son instrumentos para llevar acabo el desarrollo de nuestra presencia positiva en la web. Crear un perfil adecuado o saber comportarse si es que tenemos entre nuestros contactos a una persona relacionada con nuestro ámbito laboral.

A continuación brindaremos algunos consejos que deben evaluar para emplear las redes sociales como medio de difusión de nuestras profesiones o rendimiento laboral:

  • Definir el ámbito personal del laboral: Recordar que cualquier información compartida por nuestras redes sociales, pese a que está restringida la privacidad o usemos algún filtro para mantenerla, puede ser contemplada y asimilada por miles de personas.
  • Fotografías o imágenes comprometedoras no son lo adecuado en la red: Cabe destacar que el “colgar” fotografías nuestras en las redes sociales no sólo causan malestar a nuestros contactos; sino que estas pueden ser usadas en nuestra contra. Tan fácil es capturar esa imagen y guardarla en la PC para después emplearla con fines no adecuados.

Finalmente, no pasar mucho tiempo en las redes sociales: Implementar un perfil laboral es un recurso de gran utilidad, sin embargo, el vivir atado a él sólo comunica que la falta de experiencia real nos hace deficiente e inseguros para adquirir responsabilidades.